Cómo Hacer Limonada de Lavanda y Eliminar los Dolores de Cabeza y la Ansiedad

Condimentar tu limonada con lavanda es una gran manera de utilizar sus sorprendentes propiedades medicinales. La lavanda es una hierba aromática maravillosa que calma los sentidos.

El aceite de lavanda puro es un aceite esencial increíble para utilizar a favor de tu salud y bienestar. Está entre el más apacible de los aceites esenciales, pero también uno de los más poderosos, y debido a sus propiedades curativas es uno de los favoritos en los hogares. El aceite de lavanda tiene una estructura química compleja con más de 150 componentes activos, lo que explica su eficacia al ayudar con una gran cantidad de problemas en la salud.

El aceite de lavanda posee increíbles propiedades funcionando como: anti-inflamatorios, anti-hongos, antidepresivo, antiséptico, antibacteriano, antimicrobiano, antiespasmódico, analgésico, desintoxicante, hipotensor, y propiedades sedantes.

Investigadores de Florida han encontrado que los beneficios del aceite de lavanda redujeron la ansiedad y la frecuencia del pulso en los estudiantes de enfermería que tomaron pruebas de estrés. Y en el ámbito hospitalario, la aromaterapia de lavanda se ha usado para disminuir la angustia previa a la cirugía y para ser más relajante que el masaje o simplemente se usa para descansar.

El aceite esencial de lavanda tiene propiedades medicinales. Se ha demostrado que reduce la depresión, mejora el insomnio y alivia los dolores de parto. Y la evidencia anecdótica sugiere que el aceite de lavanda beneficia a las personas con dolores de cabeza, resacas, congestión de los senos y el alivio del dolor.

“Una investigación previa de lavanda se centró en la administración de lavanda por una vía olfativa. La actividad ansiolítica del olfato de la lavanda se ha demostrado en varios casos de clínicas pequeñas y medianas. La eficacia de la aromaterapia de lavanda se cree que se debe a los efectos psicológicos de la fragancia combinados con efectos fisiológicos de los aceites volátiles en el sistema límbico. Estos efectos calmantes de aceite de lavanda y sus componentes individuales pueden ser el origen del su uso tradicional. El aroma del aceite de lavanda se ha demostrado que disminuye la ansiedad, tal como se mide por la escala de calificación de Hamilton, y puede aumentar los niveles del buen humor.

Los siguientes son ejemplos seleccionados de los ensayos clínicos sobre la aromaterapia de lavanda:

– Dunn y sus colegas demostraron actividad ansiolítica de aromaterapia con aceite de lavanda en pacientes en unidades de cuidados intensivos. Los sujetos recibieron al menos 1 sesión de aromaterapia con 1% de aceite esencial de lavanda. No se observaron efectos ansiolíticos significativas en el primer el tratamiento, aunque los tratamientos de segunda y tercera parecieron ser efectivos.

– Alaoui Ismaili-y sus colegas encontraron que el aroma de lavanda es considerada muy agradable y se correlaciona con cambios en el sistema nervioso autónomo.

– Tysoe y sus colegas realizaron un estudio de aceite de lavanda para afectar en el estado de ánimo del personal y el estrés en un entorno hospitalario. Un número significativo de los encuestados (85%) cree que el aroma de lavanda mejoró el ambiente de trabajo como consecuencia del uso de aromatizar con aceite de lavanda.

– Diego y sus colegas demostraron que las personas que recibieron aceite de lavanda (10%) el olfato durante 3 minutos sentían mucho más relajados y se habían reducido las sensaciones de ansiedad, mejoró el estado de ánimo y el aumento de los niveles del poder alfa en el EEG (un indicador de estado de alerta), y la velocidad al hacer cálculos matemáticos aumentó.

– Lewith y sus colegas investigaron los efectos de la aromaterapia de lavanda en un estado de ánimo deprimido y ansioso en pacientes femeninos. Los efectos de la aromaterapia se midieron utilizando la escala de Depresión de Hamilton (HAMD) y la escala de Hamilton para la ansiedad (HAMA) . El aroma de lavanda disminuyó significativamente los niveles medios de HAMA, lo que sugiere un medio eficaz, no invasivo para el tratamiento de la ansiedad en pacientes en hemodiálisis.

– La aromaterapia de lavanda, con o sin masaje, también puede reducir la percepción del dolor y la necesidad de analgésicos convencionales en adultos y niños.

Limonada con Aceite Esencial de Lavanda

 

Ingredientes

  • 1 taza de miel de abeja pura
  • 12 tazas de agua pura
  • 1 gota de aceite esencial de lavanda (orgánica)
  • 6 limones, pelados y en jugo
  • Ramitas de lavanda para decorar

Preparación

Mezcle todos los ingredientes y refrigera. Añade más agua o miel si es necesario.

Otras maneras que puedes utilizar aceite de lavanda para la ansiedad y dolores de cabeza:

  1. Mezclar 5-6 gotas de aceite esencial de lavanda con agua de baño si tienes la piel seca.
  2. Diluir 10 a 12 gotas de lavanda en el aire durante su jornada de trabajo para aliviar el estrés.
  3. Añade 2 gotas de lavanda por onza con su aceite orgánico favorito (ligeramente perfumado y sin refinar) como el aceite de almendras o de oliva para hacer un aceite corporal con todos los beneficios de la lavanda y así mejorar tu piel, relajar tu mente, alejar insectos o ayudarle a dormir .
Artículo original en Living Traditionally

About Aleja

Loading...

Deja un comentario